Hasta el 16 de febrero / Casa de Cultura. Hoyo de Manzanares.

La tipología pictórica y retratista sobre la mujer forma parte de la producción artística de Francisco de Goya. Pocos artistas han sido capaces como él de alejarse de la idea de la mujer como una musa estanca para poder representarla en distintas facetas.

Él supo captar la complejidad de la situación de la mujer en su época desde un punto de vista crítico que contrasta con otros autores del siglo XVIII. Como buen afrancesado, Goya seguía las corrientes intelectuales del país vecino y, sobre todo, le influyó el pensamiento de Diderot sobre lo femenino.

En esta exposición temporal se pueden reconocer distintos modelos femeninos “inmortalizados” en un momento histórico en el que la mujer carecía de la posición reconocida que tiene actualmente en la sociedad, desde Agustina de Aragón, la torera conocida como “la Pajuelera”, majas, hasta prostitutas. Estos grabados forman parte de cuatro grandes series que realizó entre 1799 y 1824: Los caprichosLos desastres de la guerra y Los disparates o Proverbios, todos ellos son una crónica inigualable de la época que son espejo de la imagen de una mujer que, en ocasiones, se alza como protagonista, o se sitúa en un segundo plano e, incluso, en otras tan solo la intuimos con recursos metafóricos.

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!