Del 27 de junio al 16 de julio / Casa Museo Julio Escobar. Los Molinos.

Entre 1920 y 1940 se consolidó el mercado publicitario y encontró sus principales canales de transmisión a través de los carteles, la prensa y la radio. El cartel, además de reconocerse como expresión artística, se convirtió en el principal soporte publicitario dirigido hacia los diferentes sectores de la población. Los carteles se instalaron en las calles, en las fachadas y farolas, y compartieron escenario con rótulos comerciales que daban nombre a los comercios de la época y que permiten, con su estudio, conocer el sentir de una sociedad. En muchas ocasiones nos encontramos con que el principal reclamo de estos carteles son las mujeres y que muchos de esos rótulos de comercios llevan nombre de mujer.

La muestra recoge carteles de la colección Carlos Velasco y rótulos publicitarios de la colección de Paco Graco, organizados en tres secciones temáticas que pretenden analizar los diferentes estereotipos en los que se usa la imagen de la mujer con fines comerciales y publicitarios. Piezas históricas de un gran valor artístico y estético, fieles a una época que intentamos superar, y que buscan hacernos reflexionar si la publicidad que en la actualidad recibimos continúa siendo sexista o discriminatoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!