Del 1 al 16 de febrero / C.M.A. Cristo del Buen Consejo. Becerril de la Sierra.

 

Antonio Montes Flores (Madrid, 1952) ha trabajado durante más de 43 años en Televisión Española (TVE) ocupando diferentes cargos (corresponsal, realizador, etc.) y, en este sentido, puede decirse que su vida ha estado marcada por la “imagen”.

La realización de storyboards (guiones gráficos) le llevó a encontrar en el dibujo la forma de expresión artística que más ha cultivado a lo largo de su vida, convirtiéndose, en un principio, en su compañera de viaje allí donde iba, en los múltiples destinos a los que le llevó su trabajo, dedicando su tiempo libre a abocetar, garabatear y manchar cuadernos, servilletas, tiques de compra, billetes de avión, sobres de hoteles, etc., con lápices, bolígrafos, rotuladores, acuarelas, tintas y hasta café y vino. En hoteles, cafeterías, parques y allí donde sentía la necesidad de captar algo, daba rienda suelta a su expresión plasmando lo que se le pasaba por la cabeza, o lo que veía, con lo que tuviera más a mano, fijando en papel sus improntas como un fotógrafo captura imágenes con su cámara, sucumbiendo a esa misma inmediatez y premura, en ese mismo instante.

 

 

Al jubilarse, sumó toda la experiencia que, sin haberla buscado ni haber pensado en ella, y por inercia, casi por instinto, había acumulado en lo relativo a la expresión artística, y la volcó apasionada e ininterrumpidamente en la pintura, entrenado su ojo con la fotografía, afilando su mirada en todo lo relativo al ser humano y liberándola de filtros, desnudando su alma, ante los paisajes y lugares a los que en soledad le sigue llevando su antigua afición por la montaña.

Guiado en el Taller de Pintura al que desde hace años asiste como alumno, en Becerril de la Sierra (Madrid), comienza a desarrollar su mundo creativo y a ubicarse en él de otra manera, edificando imágenes y texturas, simpatizando y familiarizándose con la batuta al dirigir su genuina orquesta de líneas y manchas; descubriendo nuevas técnicas, creando obras íntimas que él mismo habita y que le habitan; empleando como siempre los más diversos materiales, investigando con lejía, posos de café, alcohol, disolventes, pintura acrílica, collage, o con la trasferencia en papel de manchas de color aplicadas sobre distintas superficies… Su espíritu de búsqueda, en parte herencia también de su pasado, de su trabajo, le sigue acompañando junto a su inconformismo, su sensibilidad y sus inquietudes navegando, ahora algo más en calma, como abuelo que es, el océano de imágenes que pueblan su cabeza, venidas de sus vivencias, en presente y en pasado, de los lugares en los que ha estado y los que descubre, y de todo el arte que ha contemplado en los más dispares museos y galerías que ha visitado.

 

 

 

“Los marcos me los donaron, los cuadros estaban al final de mis dedos…”

 

Los marcos empleados en la presente muestra han sido donados por la Fundación Patto’s y reutilizados para presentar las obras expuestas. Su autor, Antonio Montes Flores, ha tenido que hacer también de “Celestina”, logrando emparejar con acierto sus obras con dichos marcos, dando a estos una nueva vida, un nuevo cuerpo, vistiendo obras recientes y, en retrospectiva, también algunas realizadas hace años.

 

 

Texto: Daniel J. Urkía 

 

 

 

 

 

 

 

DEL 1 AL 16 DE FEBRERO (2022)

Sala de Exposiciones

C.M.A.Cristo del Buen Consejo

Becerril de la Sierra (Madrid)

 

Horario:

De lunes a viernes: De 10h. a 13h. y de 17h. a 21h.

Sábado y domingos: De 11h. a 13h. y de 17h. a 21h.

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!