Sábado 3 de octubre / Teatro Montalvo. Cercedilla / 21:00h. / 15€.

Una comedia barroca donde vemos a cinco mujeres que desean dar rienda suelta a sus deseos para realizarse plenamente como individuos… Aunque para conseguir este objetivo necesitan contarle al mundo de su existencia.

Desgraciadamente nadie las conoce, su padre no las deja salir de palacio hasta que contraigan matrimonio pero este mismo día, llega una carta a palacio, una carta de un tal Velázquez, un pintor famoso… Quizás sea el salvoconducto que necesiten para poder mostrarse al mundo… O quizás no… ¡¡Descúbranlo!!

«Meninas» es una ucronía delirante y desternillante escrita por la jovencísima dramaturga Beatriz Sierra, su último texto, según las normas estróficas de Lope de Vega en Arte nuevo de hacer comedidas.

Una pieza teatral apasionada y divertidísima construida con la madurez y profundidad de una absoluta experta en la arquitectura teatral; acompañada de una puesta en escena elegante y bellísima que te dejará asombrada.

 

 

 

 

 

UNA SINOPSIS DE UN TAL VELÁZQUEZ…

Con disgusto y sin gusto envío dicha epístola en única intención, que no es otra que el dar a conocerles a ustedes la verdadera mentira de esas llamadas meninas. Las cuales por el mundo rondan repitiendo una y otra vez una versión personalísima de la historia de mi cuadro. Una falacia digna de fraudulentas caballerías quijotiles…

Nadie piense olvidar el título de mi cuadro y cuando vean esos rostros en la escena, ¡nadie olvide mi figura!

No la olviden, no, que a quien su recuerdo espontáneo de mi reflejo perduró en el tiempo, espero que por toda la eternidad, olviden esos rostros, que no existen, no, y que si existieron serían fantasmas fanfarronas, cosa indigna de mi pintura….
Pues yo conocí cinco mujeres, eso es cierto, cinco mujeres sin cargo ni título alguno. Ni eran infantas ni bufonas ni reinas, solo cinco mujeres, que más que mujeres eran hermanas, sí, de un padre protector cuidadoso normativo exigente restrictivo y todo lo inmundo y decoroso…

En fin, entando yo por Alcalá un buen día escuché que esas se escondían sin saber si quiera como eran los muros de la casa de su vecino, sin ver rostro alguno ni en días ni en semanas ni en meses… Entonces me salté las puertas de esa cárcel y, agachado y cauto, escuché a través de las ventanas a esas cinco hermanas pulcras y feas pero con buenos harapos, arropadas del aire y la belleza del blanco virginal. Entonces conocí sus voces, expresiones, cuchicheos enfados y brincos, quedando fascinado.

Mi curiosidad creció y creció… envié a su padre una carta y tras una dura negociación conseguí que accediera a concederme el honor de retratarlas, sí, pero de esta linde no saqué el retrato de Meninas como bien ellas dicen… aunque, quizás sí…

Pero mejor guardemos los secretos y los misterios porque el padre aún no ha expirado…

 

 

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.+info

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!